Solo un equipo ha perdido una ventaja de 3-1 a favor en unas finales de la NBA y es precisamente el mismo que quiere enjugarla esta temporada. Los Warriors cayeron ante los Cavaliers en 2016 y quieren borrar aquella afrenta protagonizando una remontada similar ante Toronto, que confía en que la baja de Kevin Durant y el shock que su lesión ha generado en el vestuario de Golden State jueguen a su favor para proclamarse campeones de la NBA por primera vez.

Para ello, los canadienses tienen por delante aún dos oportunidades. Tras caer inesperadamente en casa el pasado lunes, buscarán ganar de nuevo en Oakland para no jugárselo todo a una carta en el séptimo y definitivo partido. «Tenemos confianza. Ganamos antes y podemos ganar otra vez. Ya lo he dicho, ahora tenemos que concentrarnos en el próximo partido, aprender de nuestros errores», apunta Ibaka, uno de los destacados en los Raptors.

Sin Kevin Durant, que reapareció y se lesionó de gravedad en el cuarto partido, Toronto vuelve a tener una gran oportunidad para lograr su primer anillo. La ansiedad les pudo en los últimos segundos del duelo del lunes, aunque en el vestuario esperan que esa experiencia les sirva para esta madrugada (3.00 horas, Movistar+).

«Va a ser impresionante el ruido que va hacer la ‘Dub nation’ en el sexto partido. Me duele el alma, no lo puedo negar, pero ver a mis hermanos ganar el partido fue como tomar un tequila, me dio una nueva vida», dijo Durant en su mensaje en la red social Instagram».