El estreno de la XXV Regata Illes Balears Clàssics ha tenido unas condiciones meteorológicas excelentes, con un día soleado en el que ha soplado un viento del suroeste que era de ocho nudos en la salida pero que ha ido aumentando la intensidad hasta los diez a lo largo de la jornada.

Poco antes del mediodía, una treintena de embarcaciones, todas las de clases participantes menos las de vela latina que competirán el próximo sábado, han zarpado hacia la línea de salida situada frente a Cala Gamba.

La flota se ha dividido en dos y mientras que las categorías de RI Clásicos y Época Bermudiana han realizado un recorrido de 14,3 millas náuticas en dirección a Cala Blava para a continuación poner rumbo a Illetas, las de Clásicos y Época Cangreja han completado un trayecto más corto, de 11,5 millas, que les ha llevado a Illetas y luego a una boya fondeada frente a la isla de Sa Porrasa. En ambos casos la meta se ha ubicado frente al Club de Mar Mallorca.

La largada se ha dado de forma puntual y no ha habido incidentes aunque el Niji (2009) de Stefan Seuss no ha podido competir por un problema mecánico y el Row row (1987) de Marcel Carrreras se ha tenido que retirar tras la primera baliza por una rotura en una de sus velas.

La prueba ha resultado bastante rápida y todos los equipos han completado el recorrido antes de las 16.00 horas. El primer barco en cruzar la línea de llegada ha sido el January Sails (1973) de Gabriel Català que se ha impuesto en la clase RI Clásicos. El estadounidense Tiger Maru (1971) de Julien Davies y el Orion (1969) de Tiffany Blackman han sido segundo y tercero, respectivamente, en esta categoría.

Gabriel Catalá, armador del January Sails, ha señalado que la clave del éxito de hoy ha sido que “venimos muy afinados ya que llevamos todo el invierno navegando juntos y la tripulación está muy entrenada. Entre todos hacemos que el barco vaya muy rápido, porque nos gusta ganar”.

El Marigan (1898) de Tim Liesenhoff ha conseguido una rotunda victoria en la clase de Época Cangreja. Este cutter sloop, diseñado por Charles Livingston hace más de un siglo, ha sacado media hora de ventaja en la meta al segundo clasificado, el Gipsy (1927) de Ricardo Rubio y José Luis Vilar. El Freda (1935) de Miguel Rigo ha terminado en tercera posición.

El armador del Marigan Tim Liesenhoff ha afirmado tras conseguir el triunfo que “vamos a seguir así. Si las condiciones siguen como hoy, estamos bien situados para ganar. Esperábamos un poco más de viento, pero en general han sido buenas, así que el recorrido se nos ha hecho un poco corto”.

Mucho más competida ha estado la clase Época Bermudiana donde el Cippino (1949) de Daniel Sielecki ha tenido que pelear hasta el último bordo para poder ganar. El barco argentino se ha impuesto por delante del Sonata (1937) de Jordi Cabau y del Joane (1948) de Félix Noguera.

El Argos (1964) de la armadora estadounidense Barbara Trilling ha sido el mejor en la categoría de Clásicos. El cutter marconi del Club Náutico de Nueva York ha invertido dos horas, 23 minutos y 29 segundos en cubrir el recorrido y ha obtenido una renta de algo más de tres minutos y medio en tiempo compensado sobre el Giraldilla (1963). El que fuera barco de don Juan de Borbón, armado ahora por Valle de la Riva, ha finalizado en segundo lugar, mientras que el Meerblick Fun 1957 (1957) del alemán Otto Pohlmann ha logrado la tercera plaza.

Matías Gil, tripulante del Argos, ha hecho valer su gran conocimiento de la Bahía de Palma para anotarse el primer puesto en Clásicos. “Las condiciones han sido variables, pero nada raro, y el recorrido no ha exigido mucha maniobra. El Argos es un barco que navega muy bien, la tripulación lleva muchos años junta y es inmejorable”, ha explicado el mallorquín.

Para mañana viernes, segunda jornada de esta XXV Regata Illes Balears Clàssics, la organización ha previsto que todas las clases disputen otra prueba costera por la Bahía de Palma que empezará a dejar claro cuáles son las opciones de los diferentes equipos de cara al triunfo final.