En su periplo como jugador del Real Madrid, Bale tuvo grandes destellos, aunque siempre espaciados en el tiempo. Porque las lesiones fueron su gran calvario, impidiéndole disputar casi la mitad de los minutos posibles con la camiseta blanca.

Los logros de Bale…

Clave en las finales: En 2014, marcó en la final de Copa ante el Barça, en la de Champions ante el Atlético y en la del Mundial de Clubes. En 2018 se coronó con dos goles ante el Liverpool en la final de Champions

Gran goleador: En total, ha anotado 102 tantos en el Madrid, que le sitúan como el decimonoveno jugador blanco más prolífico

14 títulos de blanco: Cuatro Champions y Mundiales, tres Supercopas de Europa, una Liga, una Supercopa de España y una Copa

…y sus fracasos

Un jugador de «cristal»: Su principal problema en el Madrid han sido las lesiones. Ha sufrido más de veinte percances físicos diferentes desde que llegó en 2013

Poca integración: A pesar de haber pasado seis años de blanco, el galés apenas habla español y no ha hecho grandes amistades en el vestuario. Le faltó interés por adaptarse a España

Calidad intermitente: Bale se ha perdido 73 partidos con el Madrid y ha dejado de disputar casi la mitad de los minutos posibles