Cuando Lolo Guerrero entró en el vestuario para cambiarse antes del entrenamiento programado por el San Fernando CD se encontró un paquete perfectamente envuelto a los pies de su taquilla. Era un entrenamiento más de la pasada temporada, pero acabó siendo inolvidable para él. No celebraba su cumpleaños, no era una fecha señalada en su calendario personal y el defensa sevillano se llevó una inesperada sorpresa. Al abrir la caja descubrió unas preciosas y relucientes botas de fútbol, y la imagen de Adrián San Miguel se le vino de inmediato a la mente. Su intuición no le falló. Al leer la tarjeta que acompañaba el regalo tuvo la confirmación de que el ahora guardameta que este miércoles hizo al Liverpool campeón de la Supercopa de Europa era el remitente. Dos amigos íntimos desde que coincidieron de niños en las categorías inferiores del
Real Betis y que con los años siguen conservando la relación que labraron en los campos de albero. «Sigue siendo el mismo, no ha cambiado nada en estos años. Es una persona cercana, muy humilde. Llegar a la élite no ha cambiado ni a Adrián ni a su familia, son muy buena gente», explica a ABC el zaguero del conjunto isleño, feliz por el éxito de su amigo. Un portero que hace solo unas semanas se encontraba en paro entrenándose en la regional con la UD Pilas y que ante el Chelsea pudo celebrar el primer título de su carrera. La llegada y corta estancia del español en Liverpool ha encandilado a los aficionados de toda Europa. Un personaje emprendedor que no olvida sus raíces y que está volcado en el fútbol modesto a través de Footters, la plataforma de retransmisión de partidos de categorías inferiores a través de internet.

«El regalo de aquellas botas fue especial para mi. Adrián y yo nos conocimos en los infantiles y coincidimos hasta el Betis C», recuerda Lolo Guerrero, que atiende a ABC en un receso de su preparación con el San Fernando CD, su actual equipo en Segunda división B. El defensa destaca la humildad de un guardameta que «sigue en contacto con sus compañeros de la cantera. Cuando llega el verano no duda en hacer una quedada para vernos todos». Un tipo siempre cercano al que su fichaje por el Liverpool, uno de los más grandes de Europa, no ha cambiado la personalidad. Tras debutar el pasado viernes en la Premier ante el Norwich por lesión de Alisson, el andaluz fue decisivo en la tanda de penaltis para que el equipo de Klopp levantara la Supercopa. «Pese al éxito, sigue y seguirá siendo el mismo», confirma su amigo con rotundidad.

Una persona agradecida
San Miguel es una persona agradecida. Antes de abandonar la UD Pilas para firmar por el Liverpool, Adrián se personó en el campo del conjunto sevillano con una postal, agradeciendo el favor que le hizo ese club durante los 25 días que se entrenó allí, y la acompañó con un cheque regalo para comprar balones, petos y picas. «Poco a poco voy cogiendo más confianza con él. Es una gran persona», afirma a Efe José Mari Moreno, director deportivo del equipo de la Primera Andaluza.

Familiar y siempre dispuesto a echar una mano a sus amigos, Adrián ejerce de sevillano y la Semana Santa es una de sus grandes pasiones. Miembro de la Hermandad Nuestra Señora de los Dolores, en el barrio del Cerro del Águila, donde hace solo unos meses acudía para dar una charla sobre deporte y valores en la que explicaba a los más pequeños la importancia de la humildad. La modestia que siempre ha exhibido él en el fútbol y que le ayudó a alcanzar la élite debutando de la mano de Pepe Mel en el Real Betis en la temporada 2012-13 (La felicitación del Betis). Una campaña después firmaba por el West Ham inglés, en el que permaneció hasta el pasado mes de junio.

Adrián San Miguel fue el primer futbolista profesional que apostó por invertir en Footters, plataforma que desde 2016 retransmite en directo, previo pago, de partidos de Segunda B, Tercera división, ligas regionales y escalafones inferiores. «Está muy interesado en muchas cosas más allá del fútbol, las nuevas tecnologías le apasionan. Es una persona poco habitual en el fútbol, tiene la cabeza muy bien amueblada. Además le encanta apoyar al fútbol base», asegura a este periódico Julio Muñoz, el director de marketing de la empresa.

Al igual que Lolo Guerrero, Muñoz destaca la palabra «humildad» al hablar del guardameta. «Adrián está muy vinculado al fútbol base y piensa que para llegar a la élite hay que pasar antes por los campos de albero, por eso el proyecto de Footters le llamó la atención. No encaja para nada en el perfil del inversor que pone dinero y punto, él está muy pendiente de todo y siempre que puede pasa a visitarnos».

Pero el guardameta sigue centrado en su carrera y el miércoles fue decisivo en el quinto penalti, en el que le ganó el duelo al joven Abraham. El lanzamiento del jugador del Chelsea fue salvado con el pie por Adrián San Miguel, que se ha ganado ya al Liverpool y no solo por ese acierto (Así fue la tanda de penaltis). «No es solo una gran persona en el césped sino también en los vestuarios. Puede estar realmente orgulloso de lo que hizo esta noche», alabó su entrenador Jurgen Klopp. A miles de kilómetros de allí, Lolo Guerrero y Julio Muñoz también celebraron como propio el éxito de su amigo.